Leyenda del anillo de Tove

La leyenda del anillo mágico de Tove proviene de Dinamarca, es una historia típica muy conocida por loa habitantes de ese país y está protagonizada por el Rey Valdemar.

El monarca era un hombre que tenia un amor desmedido por su hija llamada Tove, una linda princesita que murió siendo muy joven a causa de una enfermedad. Este hecho hizo que su padre callera en una profunda depresión, casi al borde la locura, pues ordenó que el cuerpo de la pequeña fuera embalsamado para que se conservara siempre hermosa.

Leyenda de terror del anillo de Tove

El cuerpo de la muchacha fue colocado en un lugar especial donde el rey iba a diario para darle las buenas noches, pero más inquietante era, que, al viajar, insistía en llevarla con él, y designó para ello un equipo especial que cargara el féretro a todas partes. Ante tal comportamiento, sus súbditos se sintieron confundidos y preocupados, pues temían que su gobernante hubiese enloquecido, asi que hablaron con los miembros de la corte para pedirles que averiguaran sus dudas.

Mientras los cortesanos intentaban aclarar lo sucedido a uno de ellos se le dio la oportunidad de vestir a Tove, pues el rey había ordenado que le pusieran sus ropas de gala. Fue entonces cuando el joven notó el anillo que llevaba la niña, sabía que tenía cualidades mágicas y que le fue otorgado por su madre al nacer, con la intensión de que el amor de su padre fuera intensión mientras ella llevara la joya puesta.

Sabiendo esto, el cortesano retiró el anillo y lo guardó para que nadie se enterara de ese secreto, aunque en ningún momento tuvo intenciones de aprovecharse de eso, pronto el rey empezó a ver al joven con otros ojos. El monarca ordenó que se le diera santa sepultura a su hija y entonces se concentró en el muchacho, al que elevó al grado del príncipe en poco tiempo, pero el chico sabía que no merecía todo eso, sino que era provocado por el anillo y tratando de actuar de buena manera se deshizo de el arrojándolo al lago.

La solución no fue tan buena como el chico esperaba, pues el gobernante empezó a pasar mucho tiempo en el lago, mandó construir un castillo en medio con un castillo de bronce y desde ahí, le dijo a Odín que rechazaba el Valhala, pues el lago era un sitio más hermoso para pasar la eternidad. Al escuchar esto, el Dios muy enojado, cumplió su deseo de la forma mas terrible, le arrancó la vida, condenándolo entonces a permanecer atado al lugar como un espectro al que todos temiesen e intentaran cazar noche tras noche.

Asi hasta el día de hoy, el espíritu del rey Valdemar galopa por los bosques, huyendo de todo aquel que intente acabar con él, ya ni siquiera tiene tiempo de disfrutar del lago, ni los recuerdos de su amada Tove.

Te invitamos a conocer más leyendas de terror escalofriantes de este autor en https://www.leyendasdeterror.mx/